RELIGIÓN

Un año de Francisco

Hoy, 13 de marzo, se cumple un año de la elección de Jorge Bergoglio como nuevo líder del Vaticano, y sucesor del actual papa emérito Benedicto XVI; hace ya un año se convertía en el papa Francisco, el primer papa latinoamericano, el primer papa jesuita. Este hombre de 77 años nacido en Buenos Aires, que en 1969 se ordenó jesuita y dirigió la sección argentina de dicha compañía entre 1973 y 1979, logró cautivar a la opinión pública mundial y sorprender a todos con su estilo y sus gestos, y sus diferencias radicales con la conducción habitual de la Iglesia Católica. Muchos fueron los dichos y hechos que marcaron el comienzo de la era Francisco en sus primeros 365 días, muchos de los cuales giraron alrededor de estos temas.

La Paz: Hace una semana fue elevada su candidatura al Premio Nobel de la Paz, y no pocos creen que sería un premio merecido: en este sentido, Francisco intervino en el conflicto de Siria, al punto de detener la intervención militar de los Estados Unidos, mediante una carta al Presidente ruso Vladimir Putin y una histórica jornada de oración y ayuno por la paz en Siria en la plaza San Pedro; hace pocas semanas, sin ir más lejos, hizo un pedido por la paz y la reconciliación nacional en Venezuela.

Austeridad: expresó que los obispos no deben olvidar que son “siervos y no príncipes”, y reprendió a los sacerdotes por sus grandes gastos. Personalmente, se negó a vivir en el Palacio Apostólico, y expresó que el capitalismo descarado es un falso ídolo.

Diversidad cultural: causando una gran sorpresa en muchos sectores de la iglesia, Francisco pidió no juzgar a los homosexuales, argumentó que el Estado debería reconocer la unión civil entre personas del mismo sexo, y estableció contactos con referentes de otras religiones, e incluso ateos.

Reforma: propuso la reforma de la curia, estructura burocrática del Vaticano cuestionada desde hace mucho tiempo pero nunca antes intervenida; armó un grupo de cardenales para que se encarguen específicamente de esta tarea.

Estos son algunos de los rasgos que han conmovido al mundo, de este papa jesuita de espíritu misionero, y cada día surgen decenas de anécdotas y frases que confirman su personalidad única. Todo esto en apenas un año; un año que se celebra en todo el mundo con misas, eventos, y mucho más: desde un mural virtual que recibe mensajes de las redes sociales hasta una línea de vinos en su honor.