Todos los horarios
SER HUMANO

La verdadera "pelea del siglo"

Un día como hoy, pero del año 1940, nacía el estadounidense Carlos Ray Norris, célebremente conocido como Chuck Norris, actor y maestro de las artes marciales.

Norris es oriundo de Oklahoma, Estados Unidos, en donde creció al cuidado de su madre junto a sus dos hermanos menores. Desde pequeño admiró a los héroes televisivos en las aventuras del Lejano Oeste, especialmente a John Wayne, su actor predilecto.

Hacia finales de la década de 1950, tras graduarse en la escuela secundaria, Norris se unió a la Fuerza Aérea y marchó en misión hacia Corea del Sur, punto de partida para una prolífica carrera en las artes marciales. Supo hacer sus primeras armas en la disciplina Tang Soo Do bajo la tutela del maestro coreano Chul Shin, lo que representó -según el propio Chuck Norris- un verdadero cambio es su perspectiva de la vida. Desde entonces profundizó su incursión en las artes milenarias asiáticas con el aprendizaje de las técnicas del Taekwondo y el Hapkido.

Siendo ya un verdadero maestro de las artes marciales, regresó a los Estados Unidos en 1962 para dedicarse de lleno a la enseñanza. Fue campeón mundial invicto de Karate desde 1968, hasta 1974, cuando finalmente decidió retirarse de la competencia. Con tan sólo 34 años, Chuck Norris era uno de los campeones más galardonados y poseía unas 32 escuelas de karate.

Fue Steve McQueen -uno de sus primeros alumnos- quien lo introdujo al mundo del cine, en donde brilló a lo largo de una extensa lista de películas, entre las que se destaca la emblemática The Way of the Dragon (1972), coprotagonizada junto al maestro Bruce Lee. Es difícil olvidar el épico combate que Norris y Lee mantienen en el Coliseo romano durante 10 minutos a pura acción y adrenalina.

Bruce Lee es el único hombre que hizo morder el polvo a Chuck Norris, y no sin motivos: es sabido que Lee golpeaba con tal velocidad, que las escenas de sus peleas en las películas debían ser ralentizadas para que fuese posible apreciar sus movimientos. Dato aún más curioso si se tiene en cuenta que por lo general sucede lo contrario, cuando las escenas de peleas son aceleradas para dar una sensación de mayor agilidad en los movimientos.

¿Y en la vida real? En 1962, durante una pelea disputada en Seattle, Bruce Lee derribó a su adversario en 11 segundos, durante los cuales le propinó 15 golpes, un detalle que sólo pudo ser verificado más tarde, reproduciendo la grabación del combate en cámara lenta.