MIESTERIO

La macabra profecía que anunció la explosión del cadáver de Enrique VIII

Enrique VIII gobernó Inglaterra e Irlanda desde 1509 hasta su muerte en 1547. Durante su mandato declaró la ruptura de su reino con la Iglesia Católica Romana y se autoproclamó jefe supremo de la Iglesia Anglicana (Iglesia de Inglaterra). Es también célebre por sus múltiples casamientos y el asesinato de algunas de sus esposas.

 

 

Enrique VIII dedicó gran parte de su vida a comer y beber copiosamente, y estos hábitos hicieron que en el momento de su muerte pesara 180 kilos y se encontrara inmovilizado en la cama. Según la leyenda, al ser depositado su gran cuerpo en el cajón en el que sería sepultado, la gran cantidad de fluidos corporales del mismo hicieron que su cadáver explotara, dejando que sus jugos se derramen hasta el piso. Para sumar detalles escatologicos, algunos cronistas de la época aseguran que una manada de perros salvajes lamieron del suelo los restos mortales del obeso rey.

Videos más vistos del mes:

  

Curiosamente este macabro final había sido profetizado por Fray Peto o Petow, un padre franciscano inglés, quien había declarado que si Enrique VIII no enmendaba su relación con la Iglesia Católica “los perros lamerían su sangre”.


Fuente: supercurioso.com