KING KONG

La extinción del verdadero King Kong

¿Existió sobre la Tierra una bestia semejante al famoso King Kong, un animal verdadero comparable con aquel de la ficción? La respuesta es sí: el Gigantopithecus era un simio que llegaba a medir tres metros de altura y pesar 500 kilogramos. Este fue, indudablemente, el mono más grande de la historia.

Ahora bien: ¿cómo es que un monstruo de tal envergadura, con una fuerza sin competencia en el reino animal, terminó por extinguirse? La extinción del Gigantopithecus, que desapareció del planeta sin dejar rastros hace unos cien mil años, es el objeto de una reciente investigación de un equipo conformado por científicos de los centros Senckenberg de Evolución Humana en Tubinga y de Investigación en Frankfurt.

Según el artículo, publicado por Quaternary International, la causa de la extinción del King Kong real fue una lisa y llana inadaptación. Luego de analizar el esmalte dentario de una de las pocas piezas encontradas de este primate, para hallar pistas sobre la variación de su dieta, los investigadores concluyeron que la causa de su desaparición fue el cambio climático que tuvo lugar en el Pleistoceno, cuando zonas boscosas se convirtieron en pastizales, haciendo insuficientes los alimentos al alcance del Gigantopithecus.

Es que este prototipo de King Kong era tan grande y pesado que no podía subirse a los árboles y además necesitaba gran cantidad de comida para sobrevivir; así que cuando su hábitat mutó y se volvió menos rico, la especie no pudo sobrevivir.   

 

 


FUENTE: ABC

Imagen: Shutterstock