LA BIBLIA PROHIBIDA

El Cronovisor y la foto de los 12 apóstoles

¿Es cierto que Albert Eisntein trabajó, de manera secreta, junto a otros importantes científicos, en el desarrollo de una máquina que pudiera viajar en el tiempo? ¿Es posible que con dicha máquina un padre benedictino haya logrado fotografiar a Jesús paseando junto a sus discípulos?

Algunos creen que sí, y sostienen la teoría de la existencia de una máquina llamada Cronovisor. El padre Pallegrino Ernetti, quien daba clases de música antigua en la iglesia de San Giorgio, en Venecia, afirmó en el año 1972 tener en su poder una máquina, creada durante la década de 1940 por un grupo de eminentes científicos, con la cual él mismo había podido fotografiar el pasado: la agonía de Jesús, la traición de Judas, la destrucción de Sodoma y Gomorra... Según Ernetti, este prodigio tenía un sólido sustento científico, basado en la energía indestructible de las ondas que conforman las imágenes y el sonido; el artefacto lo que hacía era captar esas ondas flotando en el aire y decodificarlas como imágenes.

En su momento, el reportaje en que el padre hablaba de este invento fue publicado junto a una imagen de Jesús y los apóstoles. Poco tiempo después, autoridades de El Vaticano salieron a desmentir públicamente la existencia del Cronovisor. Ernetti, antes de morir, acusó al Papa y a la Santa Sede de haber confiscado la máquina. Según él, querían evitar que ciertas verdades históricas salieran a la luz.

Si esto fuera cierto, implicaría que actualmente el Vaticano liderado por el papa Francisco tiene en su poder una máquina para viajar en el tiempo. ¿Es esto posible? ¿Sería ético que mantenga oculto un artefacto que, de existir, podría cambiar el curso de la Historia?

 

Video relacionado:

 


 

FUENTE: Armónicos de Conciencia

Imagen: Shutterstock